Dragones

Los dragones son un ser mitológico que gusta e impresiona a niños y mayores. Desde tiempo inmemorial se han implantado en el imaginario colectivo en cuentos, leyendas y mitos y cada vez están más de actualidad gracias al cine.

Si eres un amante del apasionante mundo de los Dragones, esta es tu web. Vamos a contarte todo lo que hay que saber sobre este ser mágico y mitológico para que nunca más tengan secretos para ti.

Para empezar, ¿sabes cual es el Origen de los Dragones?

Dragones La Leyenda se hace Realidad

Aunque no te lo creas, el dragón toma su nombre, como tantas cosas en la vida, de los clásicos. Concretamente del latín, Draco y del griego, δράκων, drákon, ‘serpiente’. Ahora ya sabes más que la mayoría de las personas, que desconocen este dato básico.

Aunque puede haber diversas causas, la creencia en los dragones aparece en muchas tradiciones de las más distintas culturas. La razón más lógica, sería el descubrimiento de fósiles de dinosaurios que llevaran a esas culturas a tratar de imaginar a que seres pertenecerían esos restos.

En épocas medievales y de las cruzadas, en remotos zocos y amplios mercados europeos, se podían conseguir restos de dragones que, en realidad, no eran otra cosa que restos de cocodrilos procedentes de Arabia, Asia y Egipto. Esto hacía pensar a los ciudadanos de la época que estos seres legendarios seguían vivos en lugares remotos y lejanos.

Dentro de los dragones podemos distinguir dos principales tradiciones. Los dragones europeos, que tienen su origen en el Próximo Oriente y Grecia y los Dragones orientales, de origen chino, pero muy extendidos también en el resto de países asiáticos como, por ejemplo, Japón y Corea. 

Ambas tradiciones se han influido entre ellas aunque,con toda seguridad, sus orígenes fueron independientes.

En la religión cristiana, Satanás, el ángel caído, se menciona en el libro del apocalipsis (revelations en inglés) como la serpiente antigua y el gran dragón.

Tipos de Dragones ¿Cual es tu favorito?

Hay infinidad de tipos de dragones, pero todos vienen, como te he dicho más arriba, de dos tradiciones principales, el dragón europeo y el dragón oriental. Después ha habido muchísimas variaciones de cada una de estas dos ramas principales. Los Dragones son criaturas mitológicas de 4 patas y grandes y fuertes alas o, simplemente, voladores, aunque carezcan de alas.

En DeDragones.cloud te vamos a hablar de todos ellos empezando por los dos principales.

Un ejemplo de cada uno, para explicarme más claramente, serían los dragones de la premiada serie Juego de Tronos (Game of Thrones) que entrarían dentro del dragón europeo o el dragón de la serie manga de culto Bola de Dragon (Dragon ball) que sería el dragón oriental.

Así que navega por nuestro menú y te ayudaremos a encontrar tu dragón favorito:

Características Principales

Se les identifica con enemigos poderosos, guardianes e incluso Dioses en según que ocasiones. Su larga longevidad les hace ser sabios, pero suelen ser codiciosos y avariciosos, exterminando poblaciones enteras para arrebatarles sus bienes más preciados y acumularlos en su cueva en una enorme pila de tesoros.

¿Que animales inspiraron los dragones?

Como ves son muy diferentes según la cultura. Para los occidentales, los dragones son enormes reptiles alados, inspirados en cocodrilos, caimanes y serpientes. Pero también se les añaden rasgos tomados de otros animales como, grandes cuernos, escamas indestructibles o unas poderosas alas y rasgos fantásticos como puede ser su aliento de fuego (O hielo en algunas nuevas acepciones).

En el caso de los dragones orientales, tienen más marcada la apariencia de serpiente y, aunque también los mezclan con otros rasgos de diferentes animales, muy raras veces tienen alas.

¿Cómo son los dragones?

Dragones Europeos

Los dragones eran algo terrorífico en el folclore de las tribus nórdicas europeas. El dragón Nidhug o Níðhöggr era una de las fuerzas del inframundo para la mitología Germana. Se alimentaba de las raíces del fresno sagrado, Yggdrasil, que las extendía a través de todos los mundos.

También aparecen dragones en antiguos poemas germanos como, por ejemplo, en Beowulf, el poema épico anglosajón más antiguo que se conserva. En él, un hombre llamado Beowulf, que ya en el pasado había librado a su pueblo de un monstruo mitad demonio, mitad hombre, se convierte en rey. Finalmente, muere a manos de un dragón, no sin antes matarle también.

En el cantar de los nibelungos, un poema épico medieval anónimo, Sigfrido mata al dragón Fafnir, para ungirse con su sangre y hacerse inmune a todo mal.

Los vikingos (antiguos escandinavos), esculpían las proas de sus barcos con forma de Dragones, para asustar a los espíritus Landvaettir que vigilaban las costas.

Los dragones eran una divinidad de los bosques cuya fuerza podía ser utilizada y controlada por los druidas, para el pueblo celta. También fue un símbolo de soberanía, heráldico y militar, adornando los estandartes de guerra, cuando los romanos ocuparon la isla.

También había varios dragones utilizados por los dioses griegos o incluso tenidos por ellos. Por ejemplo, Lamia, el dragón de Delfos O Pitón, tifón, Ladon, el dragón de cien cabezas que vigilaba el jardín de las hespérides, el basilisco, la famosa hidra de Lerna y Amphisbaena, un dragón de dos cabezas que nació cuando cayó una gota de la sangre de medusa en el desierto de Libia.

En la mitología eslava, el Dios Veles, señor del mundo subterráneo, tomaba la forma de dragón en ocasiones.

Dragones Orientales

Dragones de Oriente Medio

En oriente medio, los dragones eran símbolo de ruina y malos augurios. El dragón también representaba el mal en la Biblia hebrea. En Enuma Elish, la diosa Tiamat simbolizaba a los océanos y era un dragón a la cabeza de las hordas del mal, que había que destruir para crear un nuevo universo ordenado.

Los persas cuentan con un malvado dragón llamado Azi Dahaka. En Rumanía, está el dragón con cabeza de lobo y cola de serpiente, conocido como geta-dacio y que aparece en la bandera de Dacia que empleaban en la guerra.

Dragones del lejano Oriente

En oriente, los dragones siempre han sido considerados como criaturas beneficiosas y un símbolo de buena fortuna.

En algunas religiones y en varias culturas orientales, los dragones son reverenciados como representantes de las fuerzas primigenias del universo y la naturaleza.

Los dragones orientales no tienen alas ni escupen fuego por la boca, como en el caso de los europeos, aunque gracias a su carácter mágico, pueden volar. El típico dragón de oriente tiene cabeza de caballo, cuello de serpiente, cuernos de ciervo, largos bigotes (similares a los de los siluros), orejas de toro y garras de águila.

En Japón, los dragones han sido el emblema de la familia imperial durante siglos y se les considera seres amables, siempre dispuestos a ayudar y de una gran sabiduría.

Tanto los dragones japoneses como los dragones chinos, simbolizan el poder terrenal y celestial, el conocimiento y la fuerza y el poder espiritual supremo, por lo que son benévolos.

Proporcionan salud y buena suerte. Viven en el agua, traen la lluvia para la recolección y son la insignia más antigua del arte de estos países. Los dragones están muy instalados dentro de las creencias chinas.

En Corea, los dragones también tienen un carácter positivo. En el Himalaya traen buena suerte.

Funciones en las distintas culturas

Los dragones son un ser mitológico cargado de una emblemática significación entre las diferentes culturas de todos los pueblos con tradición draconiana. Por este motivo, no se relaciona a los dragones con un solo símbolo o concepto. De manera significativa entre India y china igual que entre Japón y Filipinas, existen muchísimos significados emblemáticos de gran importancia sobre los dragones.

El simbolismo de los dragones es principalmente el de la lucha, en el caso de occidente. No obstante, esta lucha entre el héroe y el dragón, tiene diferentes significados. 

Este puesto de guardián, implica el mantenimiento de un orden concreto y la espera que precede al descubrimiento de un lugar mágico o sagrado y/o la reinvención del universo o el cambio del orden establecido. Simbolizan una prueba que todo heroe debe superar y el puente hacia otro mundo, como los guardianes de algo sagrado. Por ejemplo, Apofis y Pithon, enemigos del sol y a los que algunos mitos consideran los causantes de los eclipses. 

Más tarde, a los dragones se les empezó a conocer como devoradores de hombres y se les ofrecían doncellas en sacrificio, para apaciguarlos, por protección, etcétera.

Para todo el mundo occidental, en resumen, los dragones son siempre vistos como seres malévolos.

Esto dista un mundo entero si lo comparamos con la idea de los dragones chinos, coreanos o japoneses, que ven a los dragones como seres benévolos y protectores.

El dragón Agni, personificación del cielo, protege a quien le pide ayuda y vigila con sus innumerables ojos el origen del cielo y la tierra, para los pueblos del valle del Indo.

En la mitología persa, también se les ve como seres maléficos. No obstante, este es un tema que ha cambiado a lo largo de la historia.

Los romanos, por ejemplo, consideraban a los dragones como un símbolo de sabiduría y poder.

Para la religión cristiana, similar en muchos puntos a la hebrea, los dragones simbolizan la destrucción y el mal. Un ejemplo que tiene repercusión en nuestros días, especialmente en la ciudad española de Cataluña, es San Jorge enfrentándose al dragón con su lanza. El otro caso destacado es el del arcángel San Miguel luchando contra un dragón.

Puedes encontrar mas información en la wikipedia.

Dragones en la naturaleza

En la naturaleza destacan dos dragones que podemos encontrar en los hogares y en los zoologicos de todo el planeta. Para empezar está el conocido dragón de Komodo, visto en muchos documentales sobre fauna salvaje. Aunque no es de los mas comunes, he visto varios en domicilios particulares. Personalmente no lo recomiendo, por los cuidados y las condiciones de vida que requiere.

El Dragón de Komodo

Pogona Viticeps, el dragón barbudo australiano

Pero hay otro dragón que es mas asequible, tanto en precio como en cuidados. Se trata del dragón barbudo australiano. La pogona viticeps.

Este reptil se ha puesto muy de moda por que se puede tener en un terrario y es muy tranquilo con los humanos. Es recomendable hasta para niños. Se alimenta de pienso, verdura e insectos. Tambien puede comer pequeñas crías de ratón en su edad adulta, como las serpientes, aunque no es indispensable.

Ademas es un animal muy social por lo que es divertido tener varios congeneres en el mismo terrario. Se recomienda un macho por cada tres hembras, para que este macho no las estrese demasiado.

En su edad adulta pueden tener un poco mas del tamaño de la palma de una mano. Las condiciones para tener un trío de estos reptiles «domésticos» son un simple terrario con una bombilla de calor, por lo que son bastante económicos.

También se puede llegar a criar en cautividad. De hecho, yo lo he conseguido simplemente con la ayuda de una «yogurtera». Desde luego es una forma muy sencilla de tener dragones en casa, aunque no escupan fuego ni vuelen.

En la actualidad

En nuestros días, los dragones mas famosos que sobrevuelan las ciudades de todo el mundo son los de Juego de tronos, que ha resucitado el género como hace años. Estos tres dragones son la imagen mas reciente del imaginario colectivo. Otros ejemplos serían Smaug de El señor de los Anillos o Cómo entrentar a tu dragón, que recientemente estrenó su tercera película.

Estos gráficos por ordenador están en la mente de todos los fans de estas sagas. Y los no tan fans también los «sufren» en las constantes publicidades sobre ellas.