Smartwatch o Reloj Deportivo 2

Smartwatch o Reloj Deportivo

Smartwatch o Reloj Deportivo, ¿Cuál elegir? Esta es una duda que surge cuando te planteas comprarte un smartwatch y te preocupa mínimamente tu estado físico. La respuesta es clara (para mí al menos), teniendo en cuenta que para nada me considero deportista, pero es la situación del 90% de las personas. Al 90% de la gente le sobra con un smartwatch de calidad, tipo el AppleWatch para deporte, pero vamos, de largo. Para ese otro 10% hay otras marcas como Garmin, Polar, etc. Supongo que es relativo y depende de los círculos en que te muevas.

Obviamente, para los que van al gimnasio, intentan cambiar el estilo de vida o simplemente no dan gran importancia al deporte, les sobra. La principal diferencia entre un Garmin y un Applewatch, por poner un ejemplo, es el software y el ecosistema que tiene cada uno. Si la batería no es un problema, hay que ver qué porcentaje de gente «pro» necesita más de 7-8 horas seguidas de gps, el software de terceros está a la altura. Por ejemplo, WorkOutDoors, con exportación a Strava, y sobre todo Stryd, con el extra de su hardware, integración con Trainingpeaks para importar entrenamientos, etc… me parece perfecto. 

Stryd me parece más preciso y su aplicación y las medidas que aporta me parecen geniales. Garmin no me aporta nada, pero una vez más, yo no me considero deportista para nada. Si crees que un Garmin te va a dar algo más, adelante, pero para mí no tiene sentido tener los 2 para correr solo. También te digo que la app original que traen instalada es una chusta, y una app de terceros me parece imprescindible si vas a hacer algo más que salir a correr un rato.

Smartwatch o Reloj Deportivo

Huawei, Samsung, Xiaomi o Apple, van a por el público mayoritario, no a por un grupo concreto. ¿Te acuerdas cuando hace 15 años entrenábamos sin relojes (apenas)? Yo soy megafan de la tecnología y llevo toda la vida con smartwatch (desde los primeros que salieron) y veo que al final los relojes inteligentes sustituirán en gran parte a los deportivos, de la misma manera que los smartphones se han comido a las cámaras fotográficas, pero creo que hay que puntualizar varias cosas a días de hoy (Año 2022):

  1. Un Garmin, Suunto, Polar… da una autonomía mayor. Es cierto que hay a personas (entre las que me incluyo) que con lo que te da un smartwatch tipo Apple Watch tiene suficiente, pero hay otros casos, por ejemplo, que realizan carreras de 5 horas por el campo o maratones y en ningún caso han tenido que preocuparse de sí el reloj estaba al 100%, 90% o 40%. Un Suunto tope de gama con 3 años de uso (con el consiguiente desgaste de la batería) te da un seguimiento de 6-8 horas con GPS, aun estando al 20% de capacidad. El primer «problema» o diferencia que le veo a los relojes inteligentes es ese. A día de hoy el Apple Watch y similares están a años luz en autonomía (para mal). También están los relojes chinos que te dan más autonomía pero sacrificando prestaciones y precisión.
  2. Un sistema operativo tan específico como el de los relojes deportivos, da para poder gestionar mejor su hardware y que haga su trabajo eficientemente, con sus ventajas y limitaciones.
  3. A día de hoy una buena App del Apple Watch o similares, creo que es igual de capaz, en cuanto a funcionalidad, en comparación con un reloj deportivo, con la ventaja de que puedes escuchar música, pódcast, hacer llamadas… sin tener que llevar nada más. Eso sí, hay que ir «al loro» del nivel de batería y del tiempo que queramos realizar la actividad física.
  4. El dar un uso «deportivo» a los smartwatches hará que su vida útil sea menor y, por lo tanto, el precio mayor. Es cierto que los relojes deportivos no son baratos, pero su vida útil en rasgos generales es mayor, y en consecuencia, nos hará desembolsar menos dinero, a menos que queramos cambiar de modelo por capricho.

En resumen…

Y seguro que alguna cosa más que se escapa (Si piensas que hay algo clave que no he comentado, puedes decírmelo en los comentarios y amplío el artículo). No sé lo que deparará el futuro, pero creo que los relojes inteligentes «normales» cada vez se acercan más a un reloj deportivo, lo mismo que pasó con las cámaras fotográficas, aunque aún le queda recorrido para que usen/usemos los más «heavy user» a estos últimos. A día de hoy, hay a gente que ya le encaja; lo mismo que una cámara de un teléfono móvil puede encajar a un fotógrafo amateur. Yo sigo de cerca los avances y estoy seguro de que en algún momento serán iguales, pero de momento no lo veo claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.